La Estrella de Belén:
¿Un Híbrido Natural-Sobrenatural?

 

IBRI Documento Ocasional # 3

 

Robert C. Newman
Seminario Bíblico Teológico
Instituto Bíblico de Investigación Interdisciplinaria


Derechos de autor © 2007 por Robert C. Newman

 

Extracto

 

¿Qué era la estrella de Belén mencionada en el relato del nacimiento de Jesús de Mateo? Se han hecho muchas sugerencias a lo largo de los siglos, que oscilan desde diversos objetos astronómicos tal como una nova, una supernova, un cometa, o una conjunción planetaria, hasta algún tipo de objeto sobrenatural como la gloria Shekinah, o incluso totalmente imaginario — la invención del escritor del evangelio. Aquí nosotros sugerimos que el fenómeno era real, pero que constituía un híbrido, ofreciendo elementos tanto naturales como sobrenaturales — una combinación de una muy llamativa y poco común conjunción de planetas, junto a un objeto guía sobrenatural algo similar a la columna de fuego que guió a los israelitas en el desierto.

 

Nota del Editor

 

Aunque el autor está de acuerdo con la declaración doctrinal de IBRI, esto no significa que todos los puntos de vista apoyados en este trabajo representen las posiciones oficiales de IBRI.  Puesto que uno de los propósitos de la serie de informes IBRI es servir como un foro de pre-impresión, es posible que el autor haya corregido algunos aspectos de su trabajo desde que fue escrito por primera vez.

 

Instituto B’blico de Investigaci—n Interdisciplinaria

www.ibri.org

 


TABLA DE CONTENIDOS

 

INTRODUCCÓN

LA PARTE NATURAL

LA  PARTE SOBRENATURAL

FUENTES

APÉNDICES

Calculando la Frecuencia de una Conjunción Cercana

Tiempo de viaje-Tiempo de los reyes Magos

¿Cómo se hubiera visto la conjunción Júpiter-Venus del 17 junio 2AC?

 Pasajes relevantes de la Biblia

 


INTRODUCCIÓN

 

Numerosas sugerencias se han hecho a lo largo de los siglos acerca de la identidad de la estrella que guió a los magos a Jesús.  Algunas de estas propuestas pueden ser clasificadas como puramente naturales, en la que ninguna intervención milagrosa se propone — por ejemplo, el cometa Halley, algún otro cometa, una o más de varias conjunciones planetarias, o una estrella en explosión, tal como una supernova.  Otras propuestas pueden etiquetarse como puramente sobrenaturales, puesto que sugieren que un objeto milagroso — tal vez un ángel, la gloria Shekinah, o alguna otra luz local, móvil, brillante en el cielo — fue responsable del fenómeno.

La ventaja de esta primera clase de propuestas puramente naturales es que sería posible encontrar otras referencias históricas al objeto, o (para el cometa Halley o conjunciones planetarias) incluso recrear el escenario usando computadoras modernas.  El problema con tales  propuestas es que el objeto brillante, al estar a millones de millas en el espacio, no calza de forma natural con el comentario de Mateo que la estrella guió a los magos al lugar donde estaba el niño.  

Los modelos sobrenaturales, por otro lado, pueden imaginarse fácilmente en los que un objeto local relativamente brillante hará de guía.  Pero sería muy poco probable que tal objeto dejara algún rastro extra-bíblico en el registro histórico.

En este trabajo proponemos un modelo híbrido — parte natural y parte sobrenatural — que deja tanto una marca distintiva para que nosotros investiguemos dos mil años más tarde, y que además calce con una lectura natural del relato de Mateo.  Nuestra propuesta conlleva una modificación de la interpretación que hace Ernest Martin de una serie de conjunciones planetarias y estelares, seguidas por un objeto brillante localizado que los magos hubieran reconocido como la "misma" estrella y que, en esa noche crucial, los guió a la casa donde estaba el bebé Jesús.

 

LA PARTE NATURAL

 

Aunque se han hecho ocasionalmente cálculos retrospectivos de posiciones planetarias para tiempos antiguos desde el tiempo de Johann Kepler (d 1630), estos esfuerzos (por ser hechos a mano)  eran enormes consumidores de tiempo-, exigentes y tediosos hasta muy recientemente.  Pero en 1962, como un fruto temprano de la computadora electrónica, las tablas de Bryant Tuckerman de Posiciones Planetarias, Lunares y Solares 601AC a 1DC fueron publicadas por la Sociedad Filosófica Americana.

Una década después de esta publicación, Roger Sinnott trabajó cuidadosamente por medio de estas tablas y localizó todas las conjunciones planetarias cercanas que habían ocurrido alrededor de la fecha probable del nacimiento de Jesús.  En particular, Sinnott encontró una conjunción sorprendentemente estrecha de Venus y Júpiter en la constelación de Leo (el León) en la tarde del 17 de Junio del año 2 a C, lo que hubiera sido muy inusual.  Él propuso que ésta era la estrella de Navidad, y publicó sus resultados en la edición de diciembre 1968 de Sky and Telescope, (Cielo y Telescopio) la revista líder de los astrónomos aficionados.  Su sugerencia ha sido adoptada y presentada cada Navidad desde entonces en muchos programas de planetarios.  

Después de eso Ernest Martin desarrolló esta propuesta con muchos detalles adicionales e investigación histórica en su libro The Star That Astonished the World (La Estrella que asombró al Mundo) (1991).  Martin notó un grupo de conjunciones adicionales que involucraba uno u otro de estos dos planetas a lo largo del año que siguió a esta conjunción, y sugirió que éstas hubieran tenido tal importancia simbólica como para enviar a los magos a Judea a buscar al recién nacido rey de los judíos.

Major Conjunctions, August 3 BC through August 2 BC
(adapted from The Star That Astonished the World, p 56)
Date
day-mo-year (BC)
Local Time
Babylon/Jerusalem
Objects in
Conjunction
Separation
(arc minutes)
12 Aug 3
8:18/7:41
Venus/Jupiter
4.3
31 Aug 3
24:01/23:24
Mercury/Venus
22
14 Sep 3
8:03/7:26
Jupiter/Regulus
20
17 Feb 2
18:13/17:36
Jupiter/Regulus
51
8 May 2
19:08/18:31
Jupiter/Regulus
43
17 Jun 2
20:51/20:14
Jupiter/Venus
0.5
26 Aug 2
18:13/17:36
Mars/Jupiter
7
Tabla 1.

Martin sugiere que estas conjunciones anteriores, además de una configuración del sol y la luna con la constelación Virgo el 11 de set del año 3 a.C., podrían haberse leído como sigue:

12 agosto del año 3 a.C.  Júpiter, el planeta rey, habiendo dejado al Sol, el padre supremo, está ahora en conjunción con Venus, la madre.  El Sol, la Luna y Mercurio (el mensajero) están también situados con Júpiter y Venus en Leo, el león, que representa la tribu de Judá (Gen 49:9; véase fig. 1).  El mensaje de esta configuración: algún evento real importante va a ocurrir entre los judíos.

Fig 1


Figura 1: La constelación de Leo (el León), que muestra la ubicación de su estrella principal Régulo y las dos conjunciones cercanas Júpiter-Venus del 12 de agosto del año 3 a.C. y del 17 de junio del año 2 a.C.  Adaptada de una figura en el artículo de Roger Sinnott "Thoughts on the Star of Bethlehem," Sky and Telescope “Pensamientos acerca de la Estrella de Belén” Cielo y Telescopio (Diciembre 1968): 384-386.

31 agosto del año 3 a.C.  Mercurio, el mensajero celestial, habiendo dejado el Sol, ahora llega a Venus, la madre.  El Sol está ahora en la constelación de Virgo, la virgen.  Mercurio y Venus están en Leo y Júpiter está justo entrando en la misma.  Mensaje: el mensajero de Dios es enviado a la madre.

11 setiembre del año 3 a.C.  Una de las visiones en el libro del Nuevo Testamento Apocalipsis, la de la mujer a punto de dar a luz en el capítulo 12, los versículos 1-5, pueden fácilmente entenderse astrológicamente para señalar una fecha exacta.  Si se toma a la mujer como la constelación Virgo, la virgen, entonces el Sol viste su cuerpo por aproximadamente un mes al año.  La luna pasará a través de esa región en el curso de su ciclo mensual de manera que estará (justo) bajo sus pies en un día particular.  En el año 3 a.C., ese día fue el 11 de setiembre.  Martin toma ésta como la fecha del nacimiento de Jesús.  Véase fig. 2.

Fig 2

Figura 2: El Zodiaco en la vecindad de Leo (el León) y Virgo (la Virgen), muestra la ubicación del Sol y la Luna a principios de setiembre año 3 a.C.  Martin identifica el 11 de setiembre del año 3 a.C. como la fecha del nacimiento de Jesús. Yo lo veo como la fecha de la concepción de María, y por tanto la encarnación de Jesús.  Adaptado de Ernest L. Martin, The Star That Astonished the World (La Estrella que asombró al Mundo) (Portland, OR: Publicaciones ASK, 1991).

14 set del año 3 a.C., 17 feb año 2 a.C., y 8 mayo año 2 a.C.  Tres conjunciones de Júpiter con Régulo, la estrella más brillante en la constelación Leo, el león, y ubicada entre los pies del león.  Martin señala la predicción en Gen 49:10: "El cetro no se apartará de Judá, ni el gobernante (o la vara de gobernante) de entre sus pies, hasta que venga a quien le pertenece y a él sea dada la obediencia de los pueblos".

Júpiter, el planeta rey, da vueltas por encima de Régulo, la estrella rey, colocando una corona sobre la estrella rey.  Véase fig. 1.

17 junio, del año 2 a.C.  Una muy inusual conjunción cercana de Júpiter y Venus, que según diversas estimaciones tiene una separación de 3 minutos de arco (Sinnott), 0.5 minuto (Martin), o 0.1 minuto (Carroll).  La frecuencia de dicha conjunción cercana (dependiendo de cuál estimación sea correcta) oscilaría entre una vez en aproximadamente 1150 años a una vez en aproximadamente 34 mil años.  Véanse mis cálculos en el apéndice.  Martin ve el mismo significado en esta conjunción que en la del 12 de agosto del año 3 a.C., y sugiere que fue esta conjunción del 17 de junio que envió a los Magos en su camino, llegando a Jerusalén alrededor del 25 de Diciembre.

26 agosto año 2 a.C. Una conjunción cercana de Júpiter y Marte (guerra) en Leo, con Venus y Mercurio también en Leo, y el Sol en Virgo.  Martin sugiere que esta señal puede significar que estos eventos llevarán a la guerra.

Después de haber explorado el pasaje de Mateo 2 durante varios años con mis estudiantes en el seminario, yo recientemente me di cuenta de una serie de cosas acerca de estas conjunciones que sugieren una modificación de la visión de Martin.  Cuando estos cambios se han hecho, el simbolismo de esta secuencia de eventos de repente encaja en su enfoque en una manera notable. Veamos:

1. El evento del 11 de setiembre de Martin (el cual él identifica con el nacimiento de Jesús) viene sólo dos semanas después de la conjunción del 31 de agosto, en la cual el mensajero viene a la madre.  Este evento del 31 de agosto suena como la anunciación de Gabriel a María (Luc 1:26-38), que difícilmente sería tan sólo dos semanas antes del nacimiento.

2. Tomando el 11 de setiembre, entonces, como la concepción en vez del nacimiento, la conjunción muy cercana del 17 de junio es sólo nueve meses más tarde.  Esta última conjunción entonces tiene más sentido como el evento del nacimiento, el cual (después de todo) es de lo que se trata Mateo 1-2.  Entonces Jesús nace el 17 de junio del año 2 a.C.

3. Esta disposición da un sabor diferente a las tres conjunciones de Júpiter con Régulo, puesto que el bebé Jesús está en el vientre de María durante este período. Entonces Júpiter puede considerarse como Dios flotando sobre él.  Como beneficio inesperado, el nombre de la estrella Régulo es el diminutivo latín de rex, "rey."  Entonces ¡el planeta rey se cierne sobre el pequeño rey!

4.  El 26 de agosto del año 2 a.C. aglomeración de los planetas — todos los planetas conocidos desde la antigüedad con la excepción de Saturno se agruparon a unos pocos grados el uno del otro en el espacio entre Leo y Virgo (Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter) — puede ciertamente insinuar guerra, como Martin sugiere, dada la presencia del guerrero Marte por primera vez en esta secuencia de conjunciones.  Si nosotros asumimos junto con Martin que los magos salieron de Babilonia (o alrededores) en la muy cercana conjunción del 17 de junio, ellos tendrían sólo 70 días para llegar a Judea para esta fecha.  Esto no es irracional si ellos no se entretuvieron. Véase el apéndice.  

Mi esquema entonces se ve así, con una fecha o dos ajustadas para calzar con los resultados de mi propio programa de planetario:

12 de agosto del año 3 a.C.  Júpiter, el planeta rey se une con Venus la madre en Leo.  Un importante evento real — presumiblemente un nacimiento — está pronto a ocurrir en Judea.  Véase fig. 3.

Fig 3


Figuras 3-7:  Los mapas estelares de las diferentes conjunciones como serían vistas desde Jerusalén, reconstruidas por el programa del planetario SkyGlobe 3.6.  Los nombres de los planetas se dan en abreviaciones de tres-letras (SUN[Sol], MOO[Luna], MER, VEN, MAR,JUP), así como las constelaciones (LEO,VIR).

26 agosto del año 3 a.C.  Mercurio, el mensajero celestial viene a Venus la madre.  El mensaje se entrega a la futura madre.  Véase fig. 4.

Fig 4


11 setiembre del año 3 a.C.  El Sol viste el cuerpo de la Virgen mientras la Luna está bajo sus pies.  El niño es concebido.  Véase figs. 2 y 5.

Fig 5




14 setiembre, 17 febrero y 8 mayo, ahora año 2 a.C.  Júpiter el planeta rey se cierne sobre Régulo, el pequeño rey, quien está en el vientre de su madre.

17 junio año 2 a.C.  La inusual estrecha conjunción de Júpiter con Venus en Leo, estaba casi exactamente a la misma distancia al este de Régulo que a la que estaba la anterior conjunción del 12 de agosto del año 3 a.C. al oeste de Régulo.  Véase fig. 1.  El nacimiento.  Los magos partieron hacia Judea y Jerusalén, su capital.  Véase fig. 6.

Fig 6


28 agosto año 2 a.C.  El agrupamiento del Sol, la Luna, Júpiter, Venus, Mercurio y Marte.  Esto significa guerra.  Los magos llegan, y Herodes hace su jugada para matar al bebé Jesús.  Véase fig. 7.

Fig 7


¿Qué tan inusual es la secuencia de eventos que estamos considerando aquí? Véanse nuestros cálculos en el apéndice.  Como se señaló anteriormente, esto podría depender de la separación de Júpiter y Venus en la conjunción cercana del 17 de junio 2 a.C.  Con la separación sugerida de Sinnott de 3 minutos, este tipo de conjunción ocurrirá en Leo aproximadamente cada 1154 años.  Con la separación de Martin de 0.5 minuto, ocurrirá aproximadamente una vez cada 6923 años.  Con la separación de Carroll de 0.1 minuto, esto sería una vez cada 34,615 años.  

Este evento parece ser aún más inusual cuando agregamos la triple conjunción de Júpiter con Régulo, la cual sólo ocurre en este año particular porque la ancha trayectoria circular de once grados hecha por Júpiter en oposición sucede que se extiende frente a la posición de Régulo.  Esto tiene una probabilidad de 11 grados dividido entre 360 grados, o alrededor de .03.  Por consiguiente la frecuencia de esta conjunción cercana Júpiter-Venus más la triple conjunción con Régulo puede esperarse que suceda una vez cada 38 mil años (Sinnott), cada 228 mil años (Martin), o cada 1 millón 142 mil años (Carroll).  ¡Un evento poco común efectivamente!

El simbolismo de estos eventos (y su orden cronológico) es también impresionante:

12 agosto 3 a.C.  ¡Los magos prestan atención!  Un nacimiento real en Judea.
26 agosto 3 a.C.  El mensajero celestial informa a la madre.
11 setiembre 3 a.C.  La concepción ocurre.
La triple conjunción.  El rey de los dioses flotaba sobre el pequeño rey.
17 junio 2 a.C.  El nacimiento ocurre.
28 agosto 2 a.C.  Esto significa guerra.

El valor apologético de esta secuencia de eventos — la cual puede ser fácilmente reconstruida dos mil años más tarde por cualquiera usando un programa planetario en una computadora personal — es enorme.

 

LA PARTE SOBRENATURAL

 

Los modelos puramente naturales tienden a encallar al ocuparse del texto de Mateo 2:9-10:

    (9) Después de haber escuchado al rey, ellos siguieron en su camino, y la estrella que ellos habían visto en el este (o, “estrella cuando    ella surgió”) fue delante de ellos hasta que se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño.  (10) Cuando ellos vieron la estrella, ellos se llenaron de dicha.


El problema aquí es que los objetos a distancias astronómicas no pueden guiar a alguien a lugares explícitos en la superficie de la tierra por mero movimiento solamente. En cambio ésta es una característica de objetos que están sólo a unas pocas decenas de pies por encima del suelo, como por ejemplo, la columna de nube y fuego que guió a los israelitas en el desierto. 

El modelo de Martin busca resolver este problema al tomar el verbo "detuvo" en el versículo 9 y usarlo en un sentido técnico astronómico, de Júpiter que cesa su movimiento hacia el oeste con respecto a las estrellas, y empieza a moverse hacia el este una vez más, lo cual él considera que ocurre alrededor del 25 dic 2 a.C., cuando él cree que los magos estaban en Jerusalén.  Pero esto no es nada que un espectador notaría al observar a Júpiter esa noche. Su detención sólo se haría evidente durante el curso de muchas noches conforme su movimiento relativo entre las estrellas gradualmente se detuviera y luego cambiara de dirección.  Y "se detuvo sobre el lugar" Martin lo atribuye a que cuando los  magos salieron de Jerusalén esa noche para ir a  Belén, ellos vieron a Júpiter "detenido" en el sur del cielo sobre la aldea de Belén, no sobre la casa particular en la cual el bebé Jesús estaba ubicado.  Puesto que los magos necesitarían saber que Júpiter había llegado a su punto de detención (antes de moverse al este de nuevo) por medio de cálculos o gráficos que ellos habían preparado de antemano, ellos difícilmente estarían sorprendidos o llenos de alegría como nos dice Mateo que estaban ellos.  La expresión griega que Mateo usa aquí es muy enfática.

Una sugerencia alternativa al uso de un objeto astronómico para marcar una ubicación en la superficie de la tierra aparece en el artículo de E. W. Maunder sobre la "Estrella de los magos" en la International Standard Bible Encyclopedia Enciclopedia Bíblica Estándar Internacional (1939) 5:2849, bajo la sección "La leyenda del pozo."  Maunder informa sobre una leyenda en Belén en la que uno de los magos, viendo hacia abajo dentro del pozo en el mesón, vio la estrella reflejada en él (así que estaba directamente encima) y supo que ellos habían llegado al lugar correcto.  Esta es una sugerencia ingeniosa, pero difícilmente hace justicia a los detalles del texto de Mateo.

Los modelos sobrenaturales, por contraste, se encargan de este problema fácilmente.  Un objeto que está a unas pocas decenas de pies por encima del suelo puede fácilmente guiar a las personas moviéndose a una velocidad a la que ellas puedan seguir el ritmo y que pueda detenerse sobre la ubicación hacia la cual las personas están siendo guiadas.  De hecho, la terminología usada en la antigua traducción griega del Antiguo Testamento para describir la guía provista a los israelitas en el desierto por la columna de fuego y de nube es bastante similar a la usada por Mateo aquí.  Mateo usa el verbo proago para indicar que la estrella "iba delante" de ellos o los " guió" a ellos, el verbo erchomai para indicar su "movimiento" o "venida" e histemi para indicar su "detenerse" o "pararse."  En Éxodo 13:21 Dios los "guía" (ago) mediante una columna de nube para mostrar a Israel el camino.  En Ex 14:19 el ángel de Dios "va delante" de ellos (proerchomai), y para protegerlos de los egipcios, él lleva la columna de nube a "pararse" (histemi) detrás de ellos.  En Ex 33:9, cuando Moisés entraba a la tienda del encuentro, la columna de nube descendía y se "paraba" (histemi) a la puerta de la tienda, y cuando el pueblo veía la columna "parada" (histemi), ellos cada uno se paraba a la puerta de sus propias tiendas y adoraba.  En Números 14:14, Moisés le dice a Dios que los egipcios ya habían escuchado que la nube de Dios  "se paraba sobre" Israel (ephistemi) y que por/en la columna de nube Él "iba delante" de ellos (poreuomai proteros).  El verbo poreuomai es prácticamente un sinónimo de erchomai.  En Deuteronomio 1:33, Moisés reprende a Israel por no confiar en Dios quien "iba delante" (proporeuomai proteros) de ellos en fuego durante la noche y nube durante el día para buscar lugares para acampar y mostrarles a ellos el camino que debían seguir.

Entonces, vamos a resumir. Con un modelo puramente natural, ninguna lectura ordinaria del texto de Mateo o los fenómenos de conjunciones guiarán a los magos a Jesús.  En un modelo puramente sobrenatural, esto se maneja fácilmente, pero los eventos descritos anteriormente en nuestra sección "La Parte Natural " son sólo un sorprendente (pero sin sentido) golpe de suerte.  ¿Pero qué tal un modelo híbrido?  La parte natural está abierta a cálculos retrospectivos, mientras que la parte sobrenatural calza naturalmente con la narrativa de Mateo y lleva a los magos a la casa correcta en Belén. Tal híbrido natural-sobrenatural puede también dar sentido a la alegría extrema que experimentaron los magos cuando ellos vieron la estrella otra vez.

Mateo 2:9-10 nos dice que ellos volvieron a ver la estrella que ellos habían visto en el este, así que hay una fuerte indicación que nosotros debemos identificar la estrella que ellos ahora ven con aquella que los envió en su camino. En el modelo que nosotros proponemos, si ellos llegan a Jerusalén en o alrededor del 28 agosto del 2 a.C., entonces la agrupación del Sol, la Luna, Mercurio, Venus, Marte y Júpiter en Leo-Virgo se pondrá con el Sol. Dado que el Sol es de hecho el miembro más oriental de este grupo, entonces él se pondrá de último.  Así que si nosotros imaginamos a los  magos  saliendo de Jerusalén un poco después de la puesta del sol, nosotros podemos construir un escenario que funcionaría muy bien:

Suponga (nosotros especulamos) que ellos ven una luz sobrenatural aproximadamente del tamaño y la luminosidad de la conjunción Júpiter-Venus del 17 junio.  Surge en el oeste desde donde el Sol se acaba de poner y viene hacia ellos hasta que está encima a baja altura.  La "estrella" entonces cruza hacia el sur y los guía (como la columna en el desierto) hasta que se detiene sobre la casa donde José, María y el niño Jesús están ahora viviendo.  Después de todos sus viajes, ¿no sería esto algo que causaría que los magos "se regocijaran en extremo con gran alegría" (una aproximación literal al griego)? 

Esta es mi propuesta para una reconstrucción del fenómeno de la estrella de Navidad.

FUENTES

 

Carroll, Susan S. "The Star of Bethlehem: an Astronomical and Historical Perspective," La Estrella de Belén: una perspectiva astronómica e histórica, 1998 <http://sciastro.net/portia/articles/thestar.htm> accesado el 26 Set 2000.

Chester, Craig. "The Star of Bethlehem," La Estrella de Belén, Imprimis (Diciembre, 1993): 1-4.

Martin, Ernest L.  The Star That Astonished the World.  La Estrella que asombró al mundo. Portland, OR: ASK Publicaciones, 1991.

Maunder, E. W.  "Star of the Magi," La Estrella de los Magos, International Standard Bible Encyclopedia Enciclopedia Internacional Estándar de la Biblia (1939).

Sinnott, Roger.  "Thoughts on the Star of Bethlehem," Pensamientos acerca de la estrella de Belén, Sky and Telescope Cielo y Telescopio (Diciembre 1968): 384-386.

Tuckerman, Bryant.  Planetary, Lunar, and Solar Positions 601 B.C. to A.D. 1.  Posiciones Planetarias, Lunares y Solares 601 a.C. a 1 d.C.  Filadelfia: American Philosophical Society, Sociedad Filosófica Americana 1962.

Mis simulaciones del cielo fueron hechas usando el programa SkyGlobe 3.6 para DOS, derechos de autor 1993, Klass M Software.

Mis cálculos para la frecuencia de conjunciones de Júpiter y Venus fueron hechas usando mi propio programa FCONJ, escrito en QBasic 4.5.

La imagen de la conjunción de junio 17, 2 a.C., como se ve desde un telescopio, es extraída de mi copia del programa Starry Night 6.0.


APÉNDICE


Calculando la Frecuencia de la Conjunción Cercana:
(Datos Astronómicos del Almanaque Mundial 1997: 455)

La separación Júpiter Venus de nuestra conjunción es estimada diversamente como 3' (Sinnott), 0.5' (Martin), o 6" = 0.1' (Carroll).  Esto nos dará un rango de frecuencias.

Las inclinaciones de órbitas de estos planetas a la eclíptica:
I(Júpiter) = 1grad 18' 17" = 78'
I(Venus) = 3 grad 23' 41" = 204'

... así la separación de Júpiter y Venus en una conjunción puede oscilar desde 0' hasta 282'.  Asumiendo una probabilidad igual para cada separación, la fracción de conjunciones tan cerca como o más cerca que la nuestra es:
F(Sinnott) = 3'/282' = 1/100        
F(Martin) = .5'/282' = 1/600
F(Carroll) =.1'/282' = 1/3000

¿Qué tan a menudo Júpiter y Venus tienen una conjunción?   Yo intenté de varias formas hacer un diagrama desde el cual se pudiera hacer un simple cálculo, pero no obtuve resultados consistentes.  Entonces yo intenté dos alternativas. (1) Yo usé mi programa de computadora planetario para mirar el número de conjunciones en los últimos diez años, y encontré 12 o 13 (un caso siendo demasiado cercano para citar), para un promedio de 1.25 por año. Pero esto no es suficientemente largo para dar una media exacta.  (2) Yo establecí una simulación en computadora en la cual tres planetas viajan en órbitas circulares alrededor del Sol a las distancias y velocidades promedias de Venus, Tierra y Júpiter, respectivamente, y conté el número de veces que Júpiter y Venus estarían en la misma dirección de la Tierra. Éste fue corrido por 100,000 días (alrededor de 275 años), y dio un promedio de aproximadamente 1.04 por año.  Yo creo que este segundo método está más cerca del valor correcto, puesto que el número de conjunciones parece fluctuar en forma bastante sustancial a lo largo de períodos más cortos de tiempo. Usemos 1.04 por año.

Pero solo 1/100 de estas conjunciones son suficientemente cercanas para coincidir o mejorar la separación calculada por Sinnott, o 1/600 por Martin, o 1/3000 por Carroll.  Además, para que la conjunción ocurra en la constelación apropiada, sólo hay una oportunidad en 12, así que la frecuencia de las conjunciones es:
f(Sinnott) = (1.04)(1/100)(1/12) = 1/1154, una conjunción en cada 1154 años.
f(Martin) = (1.04)(1/600)(1/12) = 1/6923, una en cada 6923 años.
f(Carroll) = (1.04)(1/3000)(1/12) =1/34615, una en cada 34,615 años.

Añádase a esto el requisito para una triple conjunción de Júpiter con Régulo.  Mi programa planetario de computadora (SkyGlobe 3.6) muestra que Júpiter tiene una "trayectoria circular" en oposición de alrededor de 11 grados, entonces el que esta trayectoria intersecte Régulo tiene una probabilidad de 11 grados/360 grados, o .03.
Esto disminuye la frecuencia del evento que estamos describiendo a:
f(Sinnott) = (1/1154)(.03) = 1/38082, uno de éstos cada 38,082 años
f(Martin) = (1/6923)(.03) = 1/228492, uno de éstos cada 228,492 años
f(Carroll) = (1/34615)(.03) = 1/1142460, uno de éstos cada 1,142,460 años.

Tiempo de Viaje- para los Magos:

En Esdras 7:9 nosotros obtenemos información sobre el viaje de Esdras de Babilonia a Jerusalén en el siglo quinto AC.  De acuerdo con la conversión de la fecha registrada en la Nueva Traducción Viviente, Esdras dejó Babilonia el 8 de abril y llegó a Jerusalén el 4 de agosto.  Esto es poco menos de cuatro meses o alrededor de 120 días.

Aplicando este tiempo de viaje a los magos, si esta conjunción cercana del 17 de Junio, 2 a.C. fue el evento que los movió a viajar hacia Jerusalén, entonces ellos hubieran salido algún tiempo después de esta fecha.  Viajando aproximadamente a la misma velocidad que la comitiva de Esdras, ellos no habrían llegado antes de mediados de octubre.  

Para obtener la fecha de llegada de Martin de diciembre 25, nosotros debemos asumir que ellos pasaron alrededor de dos meses más que esto, ya sea en preparación para la salida o en el viaje.  Esto es posible, pero parece demasiado tiempo.  

Pero el grupo de Esdras era bastante grande, entonces se trasladaba bastante despacio. Los magos por contraste pueden haber sentido la necesidad de apresurarse.  Si ellos promediaban 10 millas por día, ellos podrían haber viajado 700 millas en la conjunción del 26 agosto; si ellos promediaban 15 millas por día, 1050 millas; si 20 millas por día, 1400 millas.  Haciendo un cálculo del mapa #243 del Atlas Bíblico Macmillan, parece que la distancia total de Babilonia a Jerusalén (subiendo el Éufrates y cruzando hacia Palmira, y continuando vía Damasco) es alrededor de 3 pulgadas en el mapa, o alrededor de 760 millas usando la escala dada ahí.  Esto es sin duda una subestimación, ya que las carreteras no son tan rectas como una regla, pero parece que los magos pudieron fácilmente haber hecho el viaje en 70 días si ellos promediaban entre 10 y 15 millas por día, algo para nada difícil si montaban caballos o camellos.

¿Cómo se hubiera visto la conjunción Júpiter-Venus del 17 de junio 2 a.C.?

Tamaño del ángulo subtendido por la conjunción a 20 pies:

1° = 1/3 pie = 4 pulgadas
3’ = 1/20 (1°) = 1/5 pulgada (estimado de Sinnott)
0.5’ = 1/6 (3') = 1/30 pulgada (estimado de Martin)
0.1’ = 1/5 (de Martin) = 1/150 pulgada (estimado de Carroll)

¿Qué ángulo está subtendido por cada uno de los dos planetas en sus distancias ordinarias?

Júpiter:
Diámetro = 88 mil millas
Distancia de la tierra cuando está en el lado opuesto del sol = 573 millones de millas
Ángulo = 88/573,000 = 1.5 x
10-4 radianes

Venus:
Diámetro = 8 mil millas
Distancia de la tierra:
En este lado del sol = 26 millones de millas y superior
En otro lado = 160 millones de millas e inferior
Ángulo = entre 8/160K y 8/26K = entre 5 x 10-5 y 3 x 10-4 radianes

Convertir radianes a minutos de arco:
1° = 1.75 x 10-2 radianes = 60'
1' = 2.92 x 10-4 radianes

Así que Júpiter subtiende alrededor de ½ minuto de arco
Venus subtiende entre 1/6 y 1 minuto de arco
Los planetas probablemente se estarían tocando en la distancia de Martin
Los planetas se estarían ocultando en la distancia de Carroll
Así es como se verían (a través de un telescopio) en su máxima aproximación el 17 junio 2 a.C.
de acuerdo con mi programa planetario más reciente Starry Night 6.0 (véase fig. 8)

Pasajes Bíblicos Relevantes

Predicción en el lecho de muerte de Jacob -- Génesis 49:9-12

9 (NVI) Mi hijo Judá es como un cachorro de león que se ha nutrido de la presa.
Se tiende al acecho como león, como leona que nadie se atreve a molestar.
10 El cetro no se apartará de Judá, ni de entre sus pies el bastón de mando,
hasta que llegue el verdadero rey, quien merece la obediencia de los pueblos.
11 Judá amarra su asno a la vid, y la cría de su asno a la mejor cepa;
lava su ropa en vino; su manto, en la sangre de las uvas.
12 Sus ojos son más oscuros que el vino; sus dientes, más blancos que la leche.

La predicción del vidente gentil Balán acerca de Israel -- Números 24:15-17
15 Entonces Balán pronunció su oráculo: «Palabras de Balán hijo de Beor,
    palabras del varón clarividente.
16 Palabras del que oye las palabras de Dios y conoce el pensamiento del Altísimo;
del que contempla la visión del Todopoderoso, del que cae en trance y tiene visiones:
17 »Lo veo, pero no ahora; lo contemplo, pero no de cerca.
Una estrella saldrá de Jacob; un rey surgirá en Israel.
Aplastará las sienes de Moab y el cráneo de todos los hijos de Set.

Relato de Mateo de la Visita de los Magos -- Mateo 2:1-11
1(NIV)  Después de que Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, llegaron a Jerusalén unos magos{[1] Tradicionalmente hombres sabios} procedentes del Oriente.2 —¿Dónde está el que ha nacido rey de los judíos? —preguntaron—. Vimos levantarse su estrella y hemos venido a adorarlo.3 Cuando lo oyó el rey Herodes, se turbó, y toda Jerusalén con él. 4 Así que convocó de entre el pueblo a todos los jefes de los sacerdotes y maestros de la ley, y les preguntó dónde había de nacer el Cristo.5 —En Belén de Judea —le respondieron—, porque esto es lo que ha escrito el profeta:6 »“Pero tú, Belén, en la tierra de Judá,de ninguna manera eres la menor entre los principales de Judá; porque de ti saldrá un príncipe que será el pastor de mi pueblo Israel.” 7 Luego Herodes llamó en secreto a los sabios y se enteró por ellos del tiempo exacto en que había aparecido la estrella. 8 Los envió a Belén y les dijo:—Vayan e infórmense bien de ese niño y, tan pronto como lo encuentren, avísenme para que yo también vaya y lo adore. 9 Después de oír al rey, siguieron su camino, y sucedió que la estrella que habían visto levantarse iba delante de ellos hasta que se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño. 10 Al ver la estrella, se llenaron de alegría. 11 Cuando llegaron a la casa, vieron al niño con María, su madre; y postrándose lo adoraron. Abrieron sus cofres y le presentaron como regalos oro, incienso y mirra. 


Visión celestial de Juan de la mujer & el dragón -- Apocalipsis 12:1-6

1 (NIV) Apareció en el cielo una señal maravillosa: una mujer revestida del sol, con la luna debajo de sus pies y con una corona de doce estrellas en la cabeza. 2 Estaba encinta y gritaba por los dolores y angustias del parto. 3 Y apareció en el cielo otra señal: un enorme dragón de color rojo encendido que tenía siete cabezas y diez cuernos, y una diadema en cada cabeza. 4 Con la cola arrastró la tercera parte de las estrellas del cielo y las arrojó sobre la tierra. Cuando la mujer estaba a punto de dar a luz, el dragón se plantó delante de ella para devorar a su hijo tan pronto como naciera. 5 Ella dio a luz un hijo varón que gobernará a todas las naciones con puño de hierro. Pero su hijo fue arrebatado y llevado hasta Dios, que está en su trono. 6 Y la mujer huyó al desierto, a un lugar que Dios le había preparado para que allí la sustentaran durante 1,260 días.

Visión del Mesías como León/Cordero -- Apocalipsis 5:1-10

1 (NIV) En la mano derecha del que estaba sentado en el trono vi un rollo escrito por ambos lados y sellado con siete sellos. 2 También vi a un ángel poderoso que proclamaba a gran voz: «¿Quién es digno de romper los sellos y de abrir el rollo?» 3 Pero ni en el cielo ni en la tierra, ni debajo de la tierra, hubo nadie capaz de abrirlo ni de examinar su contenido. 4 Y lloraba yo mucho porque no se había encontrado a nadie que fuera digno de abrir el rollo ni de examinar su contenido. 5 Uno de los ancianos me dijo: «¡Deja de llorar, que ya el León de la tribu de Judá, la Raíz de David, ha vencido! Él sí puede abrir el rollo y sus siete sellos.»6 Entonces vi, en medio de los cuatro seres vivientes y del trono y los ancianos, a un Cordero que estaba de pie y parecía haber sido sacrificado. Tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete espíritus [O el Espíritu séptuple] de Dios enviados por toda la tierra. 7 Se acercó y recibió el rollo de la mano derecha del que estaba sentado en el trono. 8 Cuando lo tomó, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero. Cada uno tenía un arpa y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones del pueblo de Dios. 9 Y entonaban este nuevo cántico:«Digno eres de recibir el rollo escrito y de romper sus sellos, porque fuiste sacrificado, y con tu sangre compraste para Dios gente de toda raza, lengua, pueblo y nación.10 De ellos hiciste un reino; los hiciste sacerdotes al servicio de nuestro Dios, y reinarán sobre la tierra.»